Patrimonio Natural

El rico entorno natural que rodea Torrijas posee formaciones geológicas características que cobijan una variada vegetación y fauna.

¡no os lo perdáis!

A Torrijas se le conoce como “Corazón de Javalambre” precisamente porque se localiza en el corazón de esta sierra a más de 1.300 m de altitud. Esta situación le proporciona un entorno espectacular con unas vistas que merecen ser contempladas.

Nuestra localidad destaca por unas formaciones geológicas características, los Poljes de Torrijas. Son depresiones alargadas, generadas por la disolución de las calizas y rellenas de arcillas de descalcificación que favorecen el cultivo frente a las descarnadas laderas calcáreas circundantes. La más importante de ellas es la Nava, el espacio de cultivo más relevante para los habitantes de la localidad desde su fundación en el siglo XIII.

Flora

El paisaje vegetal de Torrijas se encuentra dominado por grandes masas arbóreas donde predominan los bosques de coníferas, en ellos, las principales especies que podemos encontrar son pinos, enebros, sabinas y encinas.

Si nos adentramos en los pinares descubrimos diferentes especies: El pino negral o laricio (Pinus nigra) este se encuentra en las partes menos elevadas, cerca del municipio, entre los 1000 y 1500 metros y en altitudes más elevadas podemos localizar el pino albar (Pinus silvestris). En estos bosques también destaca la presencia de trepadoras, como las zarzamoras, madreselva, etc.

Otro de los tipos de vegetación más valiosode la zona es la carrasca o encina (Quercus rotundifolia), este árbol es muy apreciado en la zona por su simbiosis con la trufa negra, (Tuber melanosporum), una de las grandes delicatessen culinarias de la comarca.

Estas grandes masas arbóreas se suelen combinar con otras más pequeñas como la sabina albar (Juníperos thurifera) y los enebros (Juniperus comunis) de menor envergadura.

En las áreas elevadas, las condiciones de frío y viento, unidas a la desprotección que supone la falta de arbolado, han traído consigo unas formaciones arbustivas enanas, conocidas en la zona como chaparras o sabina rastrera (Juniperus sabina).

También contamos con una gran cantidad de plantas aromáticas de la familia de las Labiadas, como el espliego, la salvia, el tomillo común, la ajedrea o el rabo de gato.

Fauna

Los montes y las praderas de Torrijas se caracterizan por si gran diversidad de faunística. En las zonas de alta montaña y pedregosas nos encontramos con la majestuosa cabra montesa (Capra pirenaica), considerado un endemismo de la Península Ibérica.

En los pinares es donde habita el corzo (Capreolus capreolus), también llamado “el duende del bosque”. Más difíciles de encontrar y escurridizos son sus vecinos los ciervos (Cervus elaphus) que pueden olerte a más de un Kilómetro y tienen un oído igual o mejor que el tuyo.

Estos grandes mamíferos de la Península Ibérica comparten nuestros bosques con otros más pequeños, no por ello menos impostantes, como el jabalí (Sus scrofa), el conejo (Oryctolagus cuniculus), la liebre (Lepus capensis granatensis), el escurridizo gato montés (Felis silvestris), el tejón (Meles meles) y el zorro (Vulpes vulpes).

Torrijas también es un paraíso para la ornitología, ya que puedes encontrar una gran diversidad de aves. Entre las muchas especies que habitan, podemos encontrar con el águila real (Aquila chrysaetos), los impresionantes buitres leonados (Gyps fulvus), los gavilanes (Accipiter nisus)​​ y cernícalos (Falco tinnunculus). También puedes disfrutar de las rapaces nocturnas, el búho real (Bubo bubo), el mochuelo común (Athene noctura) y el cárabo (Strix aluco)  De los reptiles destacamos la víbora hocicuda (Vipera latastei), con la que debes tener cuidado porque es venenosa y la culebra viperina (Natrix maura), inofensiva aunque su aspecto es muy similar a la anterior, pero la primera tiene el hocico más prolongado. Además, podemos ver en los días más calurosos del verano, al gran lagarto ocelado, aquí llamado ardacho (Lacerta lepida).

Agua

En su término municipal Torrijas posee varias fuentes y manantiales naturales como la del Pino, la del Santo, o la del Espinar. Además, el Río Torrijas que nace en la Sierra de Javalambre cruza nuestro territorio, si bien tiene un caudal muy pequeño y no es apto para actividades como la pesca. La presencia del río Torrijas, así como otros arroyos, lagunas y fuentes nos dan la oportunidad de encontrar formaciones vegetales de ribera. Son muchas las especies de árboles y arbustos que allí se albergan de forma natural, entre los primeros indicar los olmos, fresnos, chopos, sauces, sargas, aligustre, etc.

Micología

Los amantes de la micología y de la naturaleza encontrarán en Torrijas un auténtico paraíso, tanto por la altura de sus montes como por la variedad de hábitats y de suelos, podemos encontrar una gran variedad de setas y hongos presentes en todas las estaciones del año.

En otoño podemos deleitarnos con una gran variedad de especies, entre ellas encontramos el demandado rebollón o níscalo (Lactarius deliciosus), el manjar más sencillo y delicioso la seta de cardo (Pleurotus eryngii), en los tocones de los chopos encontraremos la seta de chopo (Agrocype aegerita), la babosa o llanega negra (Hygrophorus latitabundus), las negrillas (Tricholoma terreum) y el parasol (Macrolepiotas procera), el champiñón silvestre (Agaricus silvestre)

Con las primeras lluvias de la primavera nos podemos encontrar la colmenilla o cagarria (Morchella esculenta) uno de los grandes majares, muy cotizada por su gran valor culinario, la senderuela (Marasmius oreades) formando su particular “corro de brujas”, estas se pueden encontrar tanto en primavera como en otoño.

Recomendaciones: Desde el ayuntamiento de Torrijas se recomienda hacer una buena identificación de las especies antes de recogerlas, ya que se pueden confundir unas con otras. También debemos hacer un uso responsable de los recursos naturales, solo coger las que vas a consumir y usando siempre navaja y cesta. Con tu ayuda mantendremos nuestros montes limpios. Gracias.